PLAN DE VIDA Y CARRERA
Evaluación del desempeño

En la actualidad, las empresas y organizaciones de todo tipo se encuentran inmersas en una vorágine de cambios, propiciados por el entorno. En esta situación puede resultar un tanto confuso e impredecible el perfil del directivo para conducirlas, por lo que el proceso de plan de vida y carrera de empleados clave detectados dentro de una organización resulta tan importante para las mismas.
De acuerdo a mi punto de vista, la planeación de vida y carrera debiera ser fiel reflejo de nuestra filosofía profesional, porque permite optimizar y perfeccionar la contribución del factor humano en las organizaciones para contribuir al éxito de las mismas.

Definición de carrera
3.1.1. Definición de carrera
Puedo definir el término “carrera” como una serie de acontecimientos de la vida profesional de un individuo dentro de una organización, pero, sin embargo, el “planear la vida” por la magnitud de la responsabilidad que implica, es una tarea de la cual sólo con una adecuado desarrollo puede realizarse con éxito.
Según Edgar Schein, la carrera puede ser vista desde dos perspectivas:
La carrera vista como una serie de atributos y experiencias del individuo, que se incorpora a una organización y se mueve a través de ella.
La carrera tal como la define la organización: una serie de expectativas de los individuos dentro de la misma.
3.1.2. Definición de Plan de Vida y Carrera
La planeación de vida y carrera según French pag. 596, está diseñada para capacitar a las personas a concentrarse en sus objetivos de carrera y vida y en cómo pueden hacer para lograrlo. Las actividades estructuradas conducen a la realización de inventarios de carrera y de vida; discusiones de metas y objetivos y la determinación de capacidades, capacitación adicional necesaria y áreas fuertes y deficientes.
De acuerdo a Jaime Pozo Pino, “El proceso de planeación de vida y carrera del dirigente, es un proceso que gracias a su filosofía y mecánica, adaptadas a la realidad organizacional, permite que además de obtenerse los resultados de la organización, se obtengan los resultados personales del dirigente, tendientes a su autorrealización”.
3.1.3. El rol del Directivo
por otro lado, y de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, dirigir tiene, entre otros, los siguientes significados: enderezar, llevar rectamente una cosa hacia un término o lugar señalado; guiar, mostrando las señas de un camino; encaminar las intenciones y las operaciones hacia un determinado fin; gobernar, regir, dar reglas para el manejo de una dependencia, empresa o pretensión. Este significado es aplicable a las empresas tradicionales, ya que el término directivo se aplica a las personas localizadas en la cúpula de las mismas: los dueños y gerentes. En cambio, en el pensamiento moderno, estrictamente hablado todos los miembros de la empresa o la organización son directivos pues todos la dirigen hacia el cumplimiento de la visión y misión respectivas. (Arias, 1999).
El directivo del futuro se verá cada vez más requerido para poner en juego todas sus facultades y potenciales humanas, así como para propiciar el florecimiento de las de sus asociados. Este es uno de sus máximos retos. Por ello, la intención al delinear el perfil del profesionista o el directivo del futuro es colocar el énfasis en dicha formación integral.
No pueden dejarse de lado los contenidos teóricos y conceptuales respecto al conocimiento ocupacional y profesional. Sin embargo, no son suficientes para solventar con éxito los tremendos desafíos del porvenir ( y del presente). Por el contrario, se requiere que todos los seres humanos, en especial los profesionistas, sean capaces de hacer surgir todas sus facultades a fin de hacerlo más fructífero.
Tal pretensión implica modificaciones sustanciales a la manera actual de trabajar así como de enseñar y aprender. Se requerirán métodos participación en donde los trabajadores y profesionistas, aprendan por igual los contenidos, habilidades y valores ligados con la realidad.
Casi resulta una verdad incuestionable el afirmar que el máximo reto enfrentado por el directivo del futuro, así como por las empresas y organizaciones, será, precisamente, el de desarrollar todas las facultades y potencialidades humanas dentro de la organización a fin de hacerla más competitiva. No puede alcanzar esta denominación aquella empresa u organización que no invierta fuertemente en preparar y retener a su talento humano.
Características del plan de vida y carrera
Las características del proceso de planeación de vida y carrera, al igual que toda tarea administrativa de importancia, debe contar con algunas características básicas:
Partir de la planeación estratégica de la organización; esto es, del plan global de la misma en el corto y largo plazos.
Contar con el respaldo y compromiso de la alta dirección.
Ser ordenado, sistemático y lógico.
Ser continuo. Que no sea destello de un destello de un momento, sino preocupación constante.
Estar de acuerdo con el ambiente: idiosincrasia del factor humano, tecnología utilizada, los mercados, la legislación laboral, es decir, el entorno económico-social.
Si hablamos del proceso de planeación de vida y carrera y que estaremos desarrollando factor humano para contribuir al éxito de la organización, podemos decir que el desarrollo de la administración es la experiencia planeada, el crecimiento predirigido y la oportunidad de capacitación que se da a las personas que realizan las funciones administrativa; por lo tanto, el plan de carrera que una empresa establezca para sus empleados forma parte del desarrollo de la administración.
El desarrollo de la administración es, o debería ser, exactamente lo que su nombre indica. Administración significa planeación, organización, integración, dirección y control de los elementos que componen una empresa, y el desarrollo estará representado por la oportunidad planeada de recibir capacitación, educación, experiencia dirigida y planeada.
Criterios de la planeación de vida y carrera
Los criterios, que después de la lectura de este capítulo 2, considero deben guiar el proceso de planeación de vida y carrera de los empleados son los siguientes:
Orientar el camino, las metas personales y profesionales como empleados dentro de una organización.
Conciliar e integrar las expectativas personales y profesionales con las expectativas de la organización.
Armonizar el desarrollo personal y profesional, con las necesidades y exigencias, del entorno socio-económico.
Evaluar los logros y deficiencias, a la luz del proceso de planeación.
Adaptar permanentemente el proceso de planeación, a los cambios y exigencias del entorno organizacional y social.
Volver al principio
Según Wendell L. French (Administración de personal, Noriega 1991, pag. 335): “El desarrollo de personal indica una aplicabilidad general o futura y sugiere un énfasis mayor en conceptos, teoría y crecimiento emocional e intelectual.”
Ejemplos de éstos son los seminarios en áreas tales como teoría de la organización, administración de operaciones, negocios y su medio ambiente, y los aspectos humanos de la administración.
Mediante el desarrollo de los empleados actuales, se reduce la dependencia respecto al mercado externo de trabajo. Si los empleados se desarrollan adecuadamente, es más probable que las vacantes identificadas mediante el plan de recursos humanos se puedan llevar a nivel interno. Las promociones y las transferencias también demuestran a los empleados que están desarrollando una carrera y que no tienen sólo un puesto temporal o eterno dentro de la organización.
El desarrollo de los recursos humanos es un método efectivo para enfrentar varios de los desafíos que ponen a prueba la habilidad de las organizaciones modernas, como por ejemplo:
Obsolescencia de los conocimientos del personal: es el proceso que sufre el empleado o grupo de ellos que dejan de poseer el conocimiento o las habilidades necesarias para desempeñarse con éxito. La obsolescencia ocurre especialmente entre las personas que han estado más tiempo al servicio de la organización. No suele originarse en el individuo, sino en su falta de respuestas y adaptación a las nuevas condiciones. El dilema de muchas organizaciones es particularmente difícil cuando se adopta una filosofía pasiva con respecto a la obsolescencia.
Cambios sociales y técnicos
Tasa de rotación de los empleados.
Objetivos del desarrollo del personal
El objetivo básico del desarrollo de gerentes es doble. El aspecto inmediato es elevar el nivel de efectividad, mejorando la realización de sus trabajos. Como resultado de este esfuerzo, se inicia el desarrollo y se crea la oportunidad de estimar el potencial de futuro trabajo del individuo.
El objetivo a largo plazo es preparar a las personas con potencial reconocido a avanzar y asumir responsabilidades proporcionales a su capacidad.
Hay muchos beneficios, no directamente perseguidos, que resultan del desarrollo de ejecutivos; el análisis de las necesidades origina la definición del trabajo y coopera a facilitar la planeación del personal. Son posibles más promociones internas en la compañía. Esto, más el inherente interés de las personas en su desarrollo, aumenta la moral.
Rutas de carrera
En el proceso de planeación de carrera, se pueden distinguir 3 tipos de rutas de carrera, cuya utilización varía según el tamaño de la organización y la naturaleza de los cargos:
Ruta tradicional
Un empleado avanza verticalmente hacia arriba a través de una línea definida de cargos (promoción).
Ruta de red
Cuando diferentes puestos requieren habilidades semejantes, formar familias de puestos. El empleado se mueve en direcciones horizontales y verticales en forma alternativa, según cumpla con los requisitos.
Dual
En el cual los especialistas escogen contribuir con sus habilidades sin ceñirse a las anteriores rutas y sin que necesariamente sean gerentes.
Alcance del programa de desarrollo
En la forma más amplia de entender el programa, se incluyen todos los niveles gerenciales, avanzando verticalmente y en forma ascendente, del supervisor de primera línea, hasta la dirección, abarcando a todo el personal de servicio o staff y al personal técnico. Algunas personas opinan que sólo debería abarcar al personal que origina políticas, otros especifican que sólo el que ocupa puestos ejecutivos. Cada programa difiere de su alcance según el objetivo del cual se parta.

Contenido del programa de desarrollo
El material de un curso debe estar dirigido a la satisfacción de las necesidades individuales, por lo que es tan amplio como lo sean aquéllas.
Hablando en general, la amplitud de las materias que deben tratarse crecerá cuando el curso se dirija al personal que ocupa los niveles más altos de la organización. Por el contrario, será más especializado, estructurado y reducido para el personal de los niveles más bajos, mientras que a medida que se avanza en los escalones de la organización, el material tiende a perder estructuración.
Para atender a las necesidades individuales, un programa global tiene que ser muy maleable. Las necesidades de una persona son distintas a las de otra: esto implica que la identificación de las necesidades debe ser adecuada, y también su formulación, para que el sujeto quede motivado.
Las materias varían desde aquellas cuyo nivel equivale al de la escuela secundaria, hasta la que son similares a los cursos más avanzados de la administración empresarial. Hay quien levanta la ceja cuando se mencionan materias de nivel de escuela secundaria. Sin embargo, todavía es posible encontrar capataces y supervisores que no terminaron la escuela secundaria cuyo desempeño del trabajo y potencial de desarrollo aumentarían mediante la educación formal sobre materias básicas. En los niveles intermedios podemos encontrar la necesidad de impartir cursos técnicos o semitécnicos para poner al día los conocimientos de las personas que no tienen contacto estrecho con la tecnología.
Diferencia entre el desarrollo y el entrenamiento
El entrenamiento se refiere a funciones, actos rutinarios y respuestas predeterminadas.
El desarrollo está relacionado con el crecimiento integral del hombre, la expansión de su habilidad para utilizar sus capacidades plenamente y para aplicar sus conocimientos y experiencia a la resolución de situaciones nuevas y distintas. Esto es, el desarrollo está mancomunado a las necesidades y potencial del individuo.
Al mejorar la realización del trabajo actual de los sujetos, el desarrollo puede tener ligero sabor de entrenamiento. Desde el punto de vista del tiempo, podemos decir que el desarrollo ofrece resultados a largo plazo, mientras que el entrenamiento tiene un objetivo más corto e inmediato.
Además, en el desarrollo hay un mínimo de aspectos correctivos, mientras que en ciertos casos la palabra entrenamiento connota un esfuerzo para superar ciertas deficiencias de los participantes. En parte esto explica la renuencia del personal a los diferentes programas de entrenamiento.
El nivel y alcance de las materias que se tratan en los programas de desarrollo son más amplios, más intrincados y requieren de más participación; son menos definitivos que los que generalmente se encuentran en los cursos de entrenamiento.
Los conocimientos avanzados de la gerencia, los conceptos, ideologías y técnicas, la habilidad para la toma de decisiones, la capacidad de pensamiento deductivo e inductivo, la comprensión humana honda y la conciencia de la conducto interpersonal, el análisis financiero y la organización corporativa, son ejemplos de las materias relativas a los cursos de desarrollo; estas materias no siempre son tan complejas como aparentan, sino que se adaptan a cada caso al nivel de complejidad compatible con los requisitos de trabajo de la persona.
Elementos básicos de un programa
Para lograr una adecuada planeación del desarrollo gerencial es necesario considerar cuatro elementos esenciales de todo programa, los cuales no son designados con el mismo nombre y algunas veces se reducen en número o se dividen en sus pasos.
3.10.1. Paso 1. Análisis de la organización
El propósito de este paso es hacer un plan de la estructura administrativa futura tomando en cuenta las vacantes previsibles y los cambios. Como cualquier otro plan éste será modificable y modificado tantas veces se requiera.
Este plan nos da objetivos ya que resulta imposible prever completamente todas las circunstancias, por lo que es necesario llevar a cabo revisiones periódicas.
Como fuentes de información para la planeación, el organigrama actual de la compañía es muy útil para verificar si la forma actual y el personal son suficientemente adaptables para las necesidades futuras. Los registros personales que manifiestan datos como edad, salud, educación, experiencia y otras características ayudan a la preplaneación. (*) Estos datos serán muy valiosos posteriormente para coordinar personal y puesto, y para incrementar el desarrollo personal.
La revisión de las descripciones de puestos ayuda a la determinación de posiciones que serán obsoletas y cómo habrá de combinar los elementos del trabajo para establecer posiciones futuras.
Además de estar al tanto de la posición de la organización para actividades futuras tales como la tendencia del mercado general y la competencia, la información sobre expansión, desarrollo e investigación de nuevos productos, todos estos factores acerca de la organización futura son la base para los planes de desarrollo de gerentes.
3.10.2. Paso 2. Inventario de personal y Evaluación del Desempeño
El propósito de este paso es inventariar al personal presente y determinar cómo da abasto a las necesidades presentes y futuras de la administración de la empresa.
Las descripciones de puestos son esenciales para crear estándares de desempeño contra los cuales podamos realizar estimaciones periódicas. Las estimaciones anuales o semianuales son útiles para establecer el desempeño y también el potencial del individuo. Este potencial no se puede pronosticar para un tiempo ilimitado. Son mucho más útiles para determinar si existe o no potencial para alcanzar el siguiente nivel. Al hacerlo se tendrá conocimiento de que si el programa de desarrollo debe incluir conocimientos para el puesto futuro o limitarse al presente.
Las pruebas psicológicas, seleccionadas convenientemente, son valiosas ayudas para medir el potencial y el grado de avance que puede ser esperado de una persona. Estas apreciaciones, desde luego, pueden cambiar posteriormente con base en el desempeño mostrado en los niveles subsecuentes.
Los estándares de desempeño deben expresarse en términos mensurables. Esto no significa que exista un cálculo matemático, sino que pueden ser indicados por operaciones, operación y cálculo. Estos estándares deben reducir al mínimo las variables que afectan externamente al desempeño y que dan por resultado una apreciación parcial o desigual.
Es muy difícil, si no imposible, eliminar la subjetividad, pero la construcción cuidadosa de los estándares aumenta la objetividad de las apreciaciones.
La experiencia de algunas personas muestra formas impresas de apreciación (*) ayudan inicialmente a guiar al evaluador para que pueda cubrir todos los factores pertinentes. Posteriormente, cuando los calificadores conocen muy bien el propósito de la apreciación, la forma impresa de apreciación se sustituye por una forma en blanco. La ventaja de la segunda forma es que el evaluador considera entonces solamente los factores importantes y no se distrae con aquellos que son aplicables en ese momento. Sin embargo, el uso de las formas impresas permiten refinar progresivamente los factores con base en su experiencia.
La calificación global de los factores puede ser como el promedio de la calificación de los factores, o bien, en lo que en realidad es el peso de los factores en relación con el trabajo en particular.
La designación de personas para crecimiento futuro debe hacerse cuidadosamente y los registros deben ser altamente confidenciales. Si esta información se hace pública, los resultados pueden ser muy inconvenientes.
3.10.3. Paso 3. Determinación de las necesidades de Desarrollo
La determinación de necesidades resulta más exacta cuando la realizan los gerentes con asistencia del departamento de capacitación.
Teniendo al organigrama planeado como meta, el primer paso es identificar y programar las necesidades previstas de personal. Ya que el potencial personal calificado (determinado por apreciación e inventario) se compara con las necesidades del organigrama ideal, el número y los tipos de puestos a llenar se hace evidente. Se debe preparar una lista de puestos críticos y las fechas en que deben ser cubiertos (*). Con esta lista se crea una tabla de reemplazos que muestre los candidatos potenciales. Esta tabla puede mostrar el grado de preparación del candidato y el día en que se espera que su desarrollo para esa posición quedará completo (*) para cada vacante se debe registrar uno o dos candidatos y cualquiera de ellos debe ser prospecto para más de un puesto.
Las especificaciones del puesto que describen los conocimientos habilidad y experiencia necesarios para su realización, son una excelente guía para alinear a los candidatos y sus capacidades, constituye la necesidad de desarrollo futuro.
3.10.4. Paso 4. Desarrollo Planeado
La selección del método de desarrollo depende de varios factores. El primer factor es el tipo de materia de que se trate: conocimiento, habilidad o actitud. Las dos últimas requieren algo más que información; para lograr un cambio en ellas se requiere práctica y experiencia.
El costo es otro factor. La decisión variará de acuerdo con la severidad de la necesidad. Aunque el desarrollo gerencial está orientado al individuo, los métodos de grupo a menudo son tanto necesarios como deseables. Cuando varios gerentes tienen las mismas necesidades, el método de grupo puede ser muy ventajoso no solo por los bajos costos sino por su valor intrínseco.
El personal de entrenamiento competente debe guiar en la selección de fuentes, informar sobre la calidad y accesibilidad de los programas, aconsejar sobre los métodos y técnicas, además de ayudar a estructurar cursos, desarrollar dentro de la compañía instructores y material, ejecutar programas y acumular datos sobre la efectividad de las técnicas que se utilicen.
El supervisor inmediato de la persona que recibe desarrollo será la persona encargada de asumir la responsabilidad de implantar un programa. Es su deber informar al subordinado sobre el plan. Al hacerlo el supervisor admite implícitamente la obligación de cooperar a su realización cumpliendo con sus responsabilidades y las de la compañía. De no ser así pudiera surgir una situación difícil en la siguiente sesión de asesoría.
La responsabilidad del supervisor en la implantación del programa incluye la ayuda necesaria para iniciar el desarrollo, como aprobar los horarios planeados por el director de entrenamiento y el reacomodamiento de los horarios de trabajo.
Una vez activado el programa, el supervisor debe proseguir estimulado la aplicación al trabajo de los conocimientos recién adquiridos y, sobre todo, demostrar interés en el entrenado. La prosecución deberá ser periódica durante el programa y no abandonada hasta poco después su final.
El desarrollo efectivo necesita la oportunidad de aplicación. Durante el periodo que sigue a cualquier segmento del desarrollo, el supervisor debe apreciar su efectividad. Esto es útil para establecer que tipo de desarrollo futuro es deseable; para ver si el potencial individual se calculó correctamente, y para saber que todo es más efectivo en caso que se haya utilizado más de uno.